Viernes 22 de enero de 2021
|
|
|
“Se ha aprobado una ley inicua que contempla facilitar, promover y hacer legal un crimen”
06 de enero de 2021
1 de 1

Se ha aprobado en nuestro país, lamentablemente, una ley inicua que contempla facilitar, promover y hacer legal un crimen. Además un crimen de un inocente”, sostiene el comunicado de la de la Diócesis de Azul sobre la ley del aborto aprobada en el Senado la semana anterior.

Descendimos en humanidad:
Como acto humano es de los más bajos: hombres y mujeres que descartan otros hombres y mujeres porque se prevé que van a ser una molestia. Se quita la posibilidad a inocentes, de poder demostrar que pueden ser también ciudadanos argentinos, que pueden amar y vivir con los mismos derechos de los que gozan quienes hoy los descartan. No podrán demostrar que pueden amar y vivir con los mismos derechos que los demás porque sus hermanos no los quieren.
Gratuitamente agregamos al país otro crimen de lesa humanidad, el aborto, con un universo de víctimas imposible de prever y considerablemente superior al del proceso militar. No nos engañemos queridos amigos, esta ley aprobada tiene poder para destruir no para librarnos del daño que causa. El aborto ahora es legal, pero seguirá siendo un crimen. Por eso, descendimos en humanidad.
Descendimos también en fraternidad.
Esta parodia de debate ahondó más la división en la familia argentina. Se aprueba una ley en la que miembros de una misma familia atentan contra otros: como una guerra civil disimulada en la que el trofeo de guerra ha sido en primer lugar la vida de un niño, que ahora ha pasado a ser un niño descartado. Sus hermanos han decidido que es una molestia. Que no sirve. Que está demás. Que sobra. (Y en esta lógica letal de la no vida, no se detiene allí: pronto le llegará el turno a los más ancianos y por los mismos motivos).
A una parte numerosa de la familia argentina le cuesta aceptar que hay hermanos suyos y nuestros que no tienen vivienda, no tienen trabajo estable y digno, no acceden a una educación básica buena y son atendidos en centros de salud, en donde sólo la eficiencia de los agentes de sanidad hace posible superar los limitados recursos de los que se dispone. Tratados como si no fueran parientes, porque además, tienen la ‘desgracia’ de tener muchos hijos. Argentinos contra argentinos. Por eso descendimos en fraternidad. 
Qué debemos hacer, o mejor, qué hacemos ahora.
Queridos amigos, queridos hijos: estamos invitados al trabajo. El trabajo grande que nos espera y ojalá tengamos la gracia y la voluntad de poder hacerlo, es comenzar a curar heridas y a sanar divisiones. Ardua tarea que requerirá aceptación y magnanimidad de corazón. Nos encomendaremos al Niño nacido en Belén en la pobreza de un pesebre y después de que sus mismos paisanos le negaron un alojamiento para nacer.
El Señor que vino a restaurar heridas y a unir desencuentros, nos ayudará a empezar por las urgencias: atender a los más pobres, a los que están solos y abandonados o semi-abandonados. Los niños, en otro tiempo privilegiados para la verdadera doctrina justicialista, deberán volver a ocupar el lugar que perdieron. (Del que fueron despojados).
El mismo Señor, que nace hoy en Belén en medio de las circunstancias más contrarias y adversas, es quien mañana desde la Cruz redentora y en su Cuerpo como mediación, nos llama a ser familia: ‘Aquí tienes a tu hijo. Aquí tienes a tu madre…’.
Su aparente fracaso humano aún nos duele aunque el mundo se alegre. Su muerte injusta significó para nosotros esperanza y redención. Sus palabras de perdón aún hoy nos consuelan y fortalecen. Son fuente de vida y nos ayudan a caminar.
El Señor hecho Niño en Belén, que debió huir para que no lo mataran, que no tuvo casa en donde nacer, no tuvo más educación que la de su familia, que debió sobrellevar los rigores del camino confiando en la Providencia y que en la Cruz nos vivificó en su muerte, nos conceda las gracias que pedimos de transformar nuestra insensatez actual en buscar razones para la vida, la ceguera que nos invade en ojos abiertos que nos permitan ver los hermanos más pobres para atenderlos y cuidarlos. El Señor Jesús que es capaz de transformar lo inicuo en gracia y la muerte en vida nos ayude mucho en este momento que recurrimos a Él. Creemos firmemente en esto y a esto los invito.

Hugo Manuel Obispo
El día 3 de enero del año del Señor 2021, Fiesta del Nombre del Jesús.

 


Guía Telefónica
Historiador Alfredo Chiste

El día 30 del mes de Noviembre de 2018, se cumplen 10 años de la publicación del primer artículo en mi página de “http://www.historiasdelamadrid.com.ar, en las [...]

Otras Voces

Entre las 14 palabras que eligió la Real Academia Española para definir el año 2019 sobresale euroescéptico. Se le dice así al europeo que duda del valor de la Unión [...]

CPBA. Informes Económicos

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires (CPBA) acaba de publicar su más reciente trabajo, denominado “Contratos y su moneda [...]

Fotos del Rey
La Madrid Golf Club
Bomberos Voluntarios de General La Madrid
GLNet Internet
En Blanco y Negro
Inauguración en el Hall del Club Gral La Madrid, del busto del Gral. LA MADRID.

Fue el 9 de Julio, de 1967, siendo Presidente el Sr. Omar Mariezcurrena, la obra fue realizada por la Sra.. Mary Luz Luna, hija de un antiguo matrimonio de nuestra ciudad, de don Tomás Luna y su Sra. Dominga Mariani.

Padrinos de este acontecimiento fueron: Omar Mariezcurrena, Sra. Elina Abot de Iparraguirre, Dr. Eleodoro Cortazar y Sra. Berta D.de Jouandóni
Rafael Hernández. Desarrollo Web
CERRAR