Lunes 16 de septiembre de 2019
|
|
|
Debate: Con los chicos, no. La actitud de los padres
27 de febrero de 2019

GUSTAVO IAIES. Clarin.com
 
Y un día suspendí a Pablito, alumno de primer grado. Pablito era un pibe divino, nunca me hubiera imaginado que era el que rompía los regalos de otros, manchaba cuadernos, destruía boletines. Algo le tenía que estar pasando, no era normal lo que veíamos.
¿Por qué lo hacía? Siempre había sido muy dulce. Por lo que me había dicho su hermana, el divorcio de los padres estaba trayendo muchas discusiones en la casa. Pablito había sido sorprendido en situaciones de mucho daño personal para él, cruzando por una cornisa del living a su habitación del lado de la calle en un tercer piso, desgastando el re-voque de las paredes de su habitación y atravesándola, todo era contra él mismo, el daño que se hacía era personal.
Mis compañeros me llamaron la atención: “Es un alumno de primer grado, es muy chiquito, te parece suspenderlo?” .Y era cierto que merecía ser pensado, ¿un chico de 6 años podía hacer todos estos daños? Yo era el director y tenía que asumir la responsabilidad.
Pablito había sido sorprendido, ya todos sabían que él era el de los daños, sus compañeros estaban muy enojados por lo que había pasado, sus padres le echaban la culpa por la situación, su maestra no se animaba a sancionarlo. Comprendí que el “malo” tenía que ser yo, para que el daño se resumiera a mi sanción, que él también pudiera enojarse.
Ahora, si la sanción no la tomaba yo, si Pablito no era sancionado, la culpa de lo que había pasado la cargaría él, los chicos manifestarían su enojo por lo que había hecho, sus padres lo iban a retar, el resto de los chicos de la escuela se lo echarían en cara, y el quedaría en peor situación, asumiendo el incidente. Sancionarlo, era ser yo “el malo”, el que aplicaba la sanción, un director “malo” que toma medidas.
Martín fue suspendido por dos días, los compañeros se lamentaban por lo que le había pasado, los padres vinieron a pedir una explicación y se fueron con la comprensión de que no podían seguir peleándose delante de él, la maestra se alegró de la calma que reinaba en el aula.
Yo me sentía mal, pero entendía que mi sensación era un modo de cubrir la de Pablito, era cuidarlo, entendiendo que el problema de los adultos no debía cargarlo él. Muchas veces a “los grandes” nos cuesta entender que debemos asumir nosotros, algunos conflictos.
Pensé eso en estos días en que las clases deben comenzar, los conflictos entre gobierno y sindicatos levantan la temperatura como todos los años, ambas partes tienen una parte de la razón, los temas pueden discutirse, pero con los pibes no, no los metan en el medio del conflicto. Los pibes deben tener escuela, clases, futuro. Los problemas de los “grandes” los debemos asumir “los grandes”.
Probablemente, ha llegado la hora de que “los adultos hagamos de adultos” y no usemos a los chicos de escudo humano. Dejémoslos empezar, que vayan a sus aulas, conozcan a sus maestros, que empiecen las clases. Luego, terminemos una discusión que en el fondo tendrá que ver con las posibilidades y los modos de discutirla, pero que no debe utilizarlos de excusa.
Con los chicos no, ellos deben encontrar su futuro preservado. Si los padres de Pablito tenían conflictos que los resolvieran, pero sin generarles daño a él. Lo mismo para toda la sociedad, tenemos problemas, tenemos que resolverlos, hagámoslo nosotros sin dañar a niños y jóvenes, “con los pibes no”.

Fuente Clarín

 

Guía Telefónica
Historiador Alfredo Chiste

El día 30 del mes de Noviembre de 2018, se cumplen 10 años de la publicación del primer artículo en mi página de “http://www.historiasdelamadrid.com.ar, en las [...]

Otras Voces

Estos deportistas son argentinos que tienen un equipo, un plan y un acuerdo. No sabemos cómo, pero lo consiguieron.
En el país que la emboca viven apenas una docena de [...]

CPBA. Informes Económicos

El Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Buenos Aires (CPBA) acaba de publicar su más reciente trabajo, denominado “Contratos y su moneda [...]

Fotos del Rey
La Madrid Golf Club
Bomberos Voluntarios de General La Madrid
GLNet Internet
KnockOut Gym
En Blanco y Negro
Inauguración en el Hall del Club Gral La Madrid, del busto del Gral. LA MADRID.

Fue el 9 de Julio, de 1967, siendo Presidente el Sr. Omar Mariezcurrena, la obra fue realizada por la Sra.. Mary Luz Luna, hija de un antiguo matrimonio de nuestra ciudad, de don Tomás Luna y su Sra. Dominga Mariani.

Padrinos de este acontecimiento fueron: Omar Mariezcurrena, Sra. Elina Abot de Iparraguirre, Dr. Eleodoro Cortazar y Sra. Berta D.de Jouandóni
Rafael Hernández. Desarrollo Web
CERRAR